Esquema Gráfico

Situación inicial y situación deseada

La situación inicial de la que parte esta propuesta es la realidad de las micro-cuencas, donde se encuentra variada cantidad de problemáticas ambientales y sociales en sus partes bajas por contaminaciones cloacales o de producción como así también de asentamientos de viviendas ilegales. A esta situación se le suma que no existen principios rectores del agua particulares para la provincia que más agua tiene y no existe la figura y definición legal que ampare al arroyo. Como se dijo anteriormente no se puede cuidar algo que no existe y mucho menos aun hacer políticas educativas, ambientales, de infraestructura adecuadas a la realidad territorial. Esto conlleva a una planificación estratégica que seguramente no será la que maximice los beneficios tanto sociales como económicos y políticos.

La situación objetivo u horizonte utópico es el tener los arroyos cumpliendo la funcionalidad que les da la madre naturaleza, es decir, que los arroyos sean fuentes y reserva de agua dulce, corredores bilógicos, espacios de esparcimiento y pequeñas reservas naturales de vida, que su saneamiento colabore con la mantención de las aguas de las cuencas subterráneas entre otras de sus funciones.

Dentro del plan de acción hay programas y proyectos específicos necesarios para alterar la situación inicial y alcanzar la situación objetivo. Estos programas deberían ser proyectos de producción, desarrollo social, educación, infraestructura y político-institucional. Es un marco regulador donde se especifican las restricciones del curso de acción y tiene como primer paso el reconocimiento geográfico particular de la provincia de Entre Ríos.

La evaluación de los proyectos y programas es un elemento fundamental en el curso de acción entre la situación inicial y la situación objetivo.

[maxbutton id=”1″]

Comparte este contenido